jueves, 7 de julio de 2011

Tanabata - La fiesta de las estrellas


El día 7 de julio se celebra en Japón la fiesta Tanabata, o Fiesta de las estrellas.

He quedado con Miyuki, me ha contado la bonita historia sobre el festival Tanabata y hemos decidido celebrar nuestro propio Tanabata en España :) En Japón los niños cuelgan adornos y deseos escritos en papelitos en varas de bambú, luego los echan al río (y los profesores tienen que limpiarlo después jeje). Nosotras hemos celebrado nuestra versión cogiendo una ramita de un árbol (perdona arbolito! Miyuki pensaba que nos iban a denunciar...), la hemos decorado y hemos colgado nuestros deseos en español y japonés :) (algunos son difíciles de traducir al japonés porque no existen esos conceptos, me ha hecho mucha gracia!!) y hemos cantado la canción de Tanabata, ha sido muy bonito!

La fiesta se basa en la leyenda de la princesa y el pastor, cito de Wikipedia:

"Orihime (織姫, la Princesa Tejedora) era la hija de Tentei (天帝, el Rey Celestial). Orihime tejía telas espléndidas a orillas del río Amanogawa (天の川, la Vía Láctea). A su padre le encantaban sus telas, y ella trabajaba duramente día tras día para tenerlas listas, pero a causa de su trabajo la princesa no podía conocer a alguien de quien enamorarse, lo cual entristecía enormemente a la princesa. Preocupado por su hija, su padre concertó un encuentro entre ella y Hikoboshi (彦星, también conocido como Kengyuu, 牽牛), un pastor que vivía al otro lado del río Amanogawa. Cuando los dos se conocieron se enamoraron al instante y, poco después, se casaron. Sin embargo, una vez casados Orihime, comenzó a descuidar sus tareas y dejó de tejer para su padre, al tiempo que Hikoboshi prestaba cada vez menos atención a su ganado, el cual terminó desperdigandose por el Cielo. Furioso, el Rey Celestial separó a los amantes, uno a cada lado del Amanogawa, prohibiendo que se vieran. Orihime, desesperada por la pérdida de su marido, pidió a su padre el poder verse una vez más. Su padre, conmovido por sus lágrimas, accedió a que los amantes se vieran el séptimo día del séptimo mes, a condición de que Orihime hubiera terminado su trabajo. Sin embargo, la primera vez que intentaron verse se dieron cuenta de que no podían cruzar el río, dado que no había puente alguno. Orihime lloró tanto que una bandada de urracas vino en su ayuda y le prometieron que harían un puente con sus alas para que pudieran cruzar el río. Ambos amantes se reunieron finalmente y las urracas prometieron venir todos los años siempre y cuando no lloviera. Cuando se da esa circunstancia, los amantes tienen que esperar para reunirse hasta el año siguiente."

Que bonito y que triste, no!? ¿Os gusta esta fiesta? Yo la prefiero a San Fermín :P

xxx
T.

5 comentarios:

Laura Gómez dijo...

esa historia es preciosa! hace años pensé en ilustrarla, hasta hice un par de dibujos, ay, a lo mejor la recupero.

Miss Aoki dijo...

¡Qué bonita la historia! :)) Os quedo muy "salao" el árbol, otro año me apunto yo también ha hacer la "Tanabata" en casa.
Un saludo :D

la princesita dijo...

Ay me encantan estas historias :_)
Cuando yo curraba en carla Tattoo Carla siempre me contaba los cuentos japoneses que se sabía (y se sabía muuuuchos, jajaja), son tan bonitos!
este es triste, pero romçantico...me gusta!

Miss_Scarlett dijo...

que cosa más curiosa y bonita tradición :) me ha recordado a cuando en lost in translation ella escribe algo en un papel y lo ata a un árbol.

Marta dijo...

Mil veces mejor a San Fermín... La historia es preciosa y la manera de celebrar esta festividad más aún. Vaya, que me ha encantado hasta en nombre jejejeje. Y las fotos son preciosas, me alegra que la disfrutaseis ^_^

Besos!!!